HI1-IglesiaPrimitiva ijthysMosaic ConstantinoI HI1-Coliseo HI1-Roma HI1-VíaAppia

Un libro que se sigue escribiendo…

Historia de la Iglesia 30-100

Vía Appia
Autor: Ciro Ariza Sánchez

EL GÉNESIS DE UNA EDAD NUEVA

Escribir este ensayo en tan solo unos hojas sería como poder “medir la tierra” de manera manual en cinco días, es muy difícil ya que son muchos los datos que nos provee la historia.

Será interesante analizar que sucedió durante esos 40 días después de su resurrección y antes de ascender al cielo.

Jesús compartió con sus doce apóstoles tres años. Bíblicamente conocemos que les dio muchas enseñanzas sobre amar a los enemigos, el matrimonio, los impuestos, la muerte, la vida, las riquezas, el afán de este mundo, el valor de la amistad, la familia, la muerte, Dios Padre, quién es el mayor, de lo que verdaderamente contamina al hombre, la levadura farisaica, el amor, las pruebas, las enfermedades, el perdón, las injusticias, quién es mi prójimo, el diezmo y la ofrenda… entre otros temas de la vida cotidiana. Así como cuando una persona se va de viaje o está en su lecho de muerte y da sus últimas palabras, y orientándolos de lo que habría de venir, me imagino eso fue lo que hizo Cristo.

Entendiendo que después de su ida Cristo conocía todo el desparpajo de pensamientos filosóficos que vendrían en contracorriente a lo que Jesús ordenó  y por ende vendría a traer cierta “división y confusión” a la iglesia naciente; por eso les dio ese intensivo. Como me hubiese gustado haber podido estar para ese contexto histórico y  -si para ese tiempo “existirían los aparatos electrónicos” y que alguien hubiese grabado lo que paso en ese momento tan significativo para ellos y por ende el principio de una historia que aún todavía la estamos escribiendo nosotros como iglesia contemporánea.

La Biblia no habla nada al respecto, pero me imagino que les pudo explicar porque Judas lo vendió y porque Pedro lo negó, cosas que hasta el mismo día de su muerte no tenían mucha claridad sus apóstoles. Hizo un retiro y un discipulado recargado con ellos.

Qué curioso, 40 días fue el mismo tiempo que el pueblo de Israel le dio vueltas al desierto, 40 años estuvo auto desterrado Moisés en el desierto después de haber huido de Egipto, 40 días duro Moisés recibiendo los 10 mandamientos, si multiplicamos darían 120 y esos eran la cantidad exacta de personas que estuvieron en el aposento alto esperando el día del PENTECOSTÉS. Podemos analizar en este tiempo como los burgueses de la época vendían sus posiciones y daban a los que carecían de bienes materiales y tenían en común todas las cosas. Había mucha unidad y armonía.

 

EXPANSIÓN Y EDAD LÚGUBRE

La edad sombría (68-100 D.C.) comienza con el martirio del apóstol Pablo y se extiende hasta la muerte del apóstol Juan. Pero no hay mucha información al respecto.

Lo que mantuvo su fe y convicción inamovible a los mártires -pero más que ese rotulo diría que a esos héroes o heroínas- fue  el ejemplo de nuestro amado Maestro. Entendieron que para ellos su paso en la tierra tan solo era un lugar de peregrinación, y de vacíos existenciales,  que la muerte tan solo una autopista para llegar ante su amado Maestro y Salvador; lo menos que ellos temían era la misma, ya que por medio de los padres de la iglesia y los testigos oculares que estuvieron con ÉL, tenían como ejemplo que la muerte no detuvo a Jesús. De igual manera pasaría con cada discípulo. ¡Cuán lejos estamos de esa cosmovisión hoy en día, ya que “queremos ir al cielo pero no queremos morirnos.”

Para un cristiano moderno saber por un dictamen médico que tiene cáncer u otro tipo de enfermedad terminal, sería el acabóse de su vida, y se miraría de la siguiente manera: “¿Por qué a mí, Señor?” “Si no estoy en pecado” u otro tipo de preguntas. Llegaría incluso a “pelear con Dios”, como si la vida fuera nuestra, un mejor ejemplo de esto fue el mismo apóstol Pedro que dijo “¡Crucifíquenme boca abajo, porque no soy digno de morir como lo hizo mi Maestro!”

 

JERUSALÉN Y SU DECADENCIA

Por manos de legiones romanas en el año 70 D.C., comandadas por Tito incineraron el Templo de Herodes y demolieron todas las fortalezas judías, trayendo consigo una diáspora de gran parte de la población.

Los judíos siempre creyeron que eran superiores y que un día gobernarían el mundo, por eso nunca acataron las órdenes de los romanos; como consecuencia recibían castigos hostiles. En este contexto ya habían pasado tres generaciones. Pareciera que necesitáramos siempre de ese “tiburón que debe estar metido en la pecera” ya que esto trajo extensión del evangelio por muchos otros lugares fuera de Jerusalén cumpliendo así el encargo dado por su mentor.

 

LA IGLESIA Y SU DOCTRINA GENUINA

Los padres apostólicos tuvieron que enfrentar una serie de desafíos con pensadores y personas muy cultas para esta época, tales como los helenistas/politeísta filosófica, judía/monoteísta/sectaria.

Pero Pedro, Pablo y Juan hasta sus últimos días mantuvieron su fe intacta, y trasmitieron el encargo y las enseñanzas de Jesús tal cual como EL les había dicho y como habían visto en su mentor, para quienes fueron testigos oculares. De no ser así tal vez actualmente no se hablaría de la HISTORIA DE LA IGLESIA ni estuviera escribiendo este ensayo.

El único miedo de los primeros cristianos era que el mensaje de Jesús se desdeñara y las enseñanzas de nuestro amado maestro fueran adulteradas o con el pasar del tiempo no siguiera su extensión. Que grandioso podemos ver y aprender de la iglesia descrita en hechos de los apóstoles, una que está en unidad, apoyo y amor con su prójimo, por eso el evangelio se propago de una manera abismal ya que predicaban con su praxis diaria.

 

UNA ÉTICA EJEMPLAR

Tanto era que Ananías y Safira pagaron un precio muy alto y lo hicieron con su propia vida, por mentir al Espíritu Santo para este tiempo con el apóstol pedro. seguir a Jesús consistía en vivir en una integridad y una vida de santidad 100%

Que incluso el apóstol Juan hasta el último suspiro de su muerte fue celoso al respecto, siendo que su muerte fue en el año 60 D. C.

Alguien dijo “quién no conoce la historia está condenado a repetirla” qué bueno porque a través de ella es que hoy en día tenemos conocimiento de todo lo que ha pasado los cristianos dos siglos y medio ( 250 años) casi la mitad de lo que duro este gobierno (27 A.C. – 476 D.C.) pero este imperio tarde o temprano feneció, mientras que el cristianismo lleva 2.018 años y los que faltan hasta que EL decida llevarnos. Por ende  Podemos ver la justicia de Dios de como el impío tiene un final tarde o temprano.

La doctrina que manejó la iglesia primitiva fue 100 % pura y por ende su ética era muy alta. Como consecuencia, la multiplicación y expansión de la misma fue inherente y muy visible, de una manera masificada.

Nerón, un emperador déspota, hostil, extravagante y sanguinario, quedó en la historia no en su parte positiva sino en lo negativo, pero hoy en día nadie se quiere llamar Nerón o Judas, es más, solo los perros se les ha escuchado este nombre. Dios es justo y bueno.

Qué grandioso, podemos ver y aprender de la Iglesia descrita en Hechos de los Apóstoles: una que está en unidad, apoyo y amor con su prójimo, caso muy abismal a nuestros días, donde cada quien hala por su lado y aun entrando en contiendas y en conflictos domésticos y triviales, carentes de juicio de valor.

Lo que ha convertido las congregaciones en lugares de solo liturgia pero cero praxis, llevando a que muchos simpatizantes y seguidores de Jesús se retiren, ¿qué paso con esa genética trasmitida por nuestros antepasados? porque de un momento a otro se extinguió, es algo incierto contestar dicha pregunta.

Pareciera que a lo que la Iglesia fue reconocida y tuvo un valor muy significativo en las altas esferas del gobierno, se ensimismó dejando de trascender y continuar con ese legado tan extraordinario de aquellos mártires que abrieron ese camino de enseñanzas de nuestro amado Jesús de Nazaret. Cayeron en una zona de confort, dejando de trascender e improntar a las próximas generaciones.

Con base a lo anterior quiero concluir diciendo que a mi criterio personal, puedo decir que si estamos sometidos o bajo persecución, enfermedad o una situación hostil, si buscamos de Dios o estaríamos dispuestos a dar la vida por el eterno, de lo contrario NO.

Hemos entrado en una zona relajación e insipidez frente a la misma, donde no queremos salir de congregaciones elegantes, excelente sonido, buenas sillas, buen grupo musical, buena palabra y sobre todo continuos eventos motivacionales, donde nos dicen que Dios nos va a prosperar. Nos va a dar casa, carro ys beca, pero no queremos TOMAR LA CRUZ Y SEGUIRLE porque eso no suena bien ni genera placer, no estimula nuestras dopaminas, porque seguir a Cristo NO es un sentimiento en una decisión.

 

BIBLIOGRAFÍA

  • HISTORIA DEL CRISTIANISMO TOMO 1 y 2  Autor: Justo L. González
  • HISTORIA DEL PENSAMIENTO CRISTIANO Desde los principios hasta nuestros días. Autor: Justo L. González
Entrada anterior
Entrada siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*